A veces lo único que necesitamos es detenernos un segundo a apreciar nuestra vida.

 

El motion haikú es absorber un momento de lo cotidiano y traducirlo a una experiencia extática. 

DESTINY